BioSpain 2018: trabajando por un tejido español bio más fuerte

BioSpain 2018: trabajando por un tejido español bio más fuerte
936

Inycom Biotech visita BioSpain 2018

Durante la semana pasada tuve ocasión de participar en BIOSPAIN 2018, celebrado en Sevilla, tras el anterior celebrado en Bilbao, al que acudí también. Y desde luego, intentaré estar también en el próximo a celebrar en 2020.

Este evento, organizado por la Asociación Española de Empresas de Biotecnología, ASEBIO, y a la que INYCOM BIOTECH está asociado, ya ha alcanzado su novena edición.

BioSpain se divide en tres tipos de actividades distintas:

  • La primera de ellas es tipo congreso, esto es, recoge una serie de conferencias orientadas a diferentes ámbitos del mundo de las empresas bio. Recuerdo que en Bilbao estuve en varias relacionadas con el ámbito de la inversión que me aportaron mucho.
  • La segunda es una Feria al uso, con expositores de diferentes empresas e instituciones, donde promocionar sus productos y servicios y conseguir una mayor y mejor imagen de marca.
  • La tercera de las actividades es el “partnering”. Gracias a una excelente plataforma on-line, que permite registrarse a los delegados y conectar entre ellos previamente a la feria, se conciertan reuniones que la propia plataforma agenda en lugar y tiempo.

 

Algunas conclusiones a destacar sobre BioSpain 2018

Es precisamente esta tercera parte de BIOSPAIN la que más utilidad tiene para nosotros, ya que gracias a ella INYCOM BIOTECH ha podido celebrar más de 25 reuniones con potenciales clientes y aliados. La limitación de tiempo (30 minutos) favorece la agilidad y eficiencia de estos encuentros, y permite la celebración de un número elevadísimo de reuniones y conseguir un buen número de contactos realmente interesantes y en tan sólo tres días.

Entre estas 25 reuniones hemos podido conocer hasta 6 proyectos de investigación surgidos de centros públicos de nuevos marcadores de enfermedad para diversos procesos oncológicos, enfermedades autoinmunes, cardiovasculares y alergias. Tienen un largo camino por delante que esperamos poder acompañar en algún caso. Además nos hemos reunido con clusters de salud y empresas, tanto consolidadas como en sus fases iniciales, y de diversos sectores (salud, diagnóstico, farma o agro).

En mi opinión, la parte más floja de BIOSPAIN es la de los expositores, no hay muchos y la asistencia a los mismos es escasa (de hecho, alguno me transmitió sus dudas con respecto a la próxima edición). No debemos olvidar que en España, a pesar de notables excepciones, el sector empresarial bio es bastante inmaduro.

Contribuyendo a la maduración del sector Biotecnológico en España

En la actualidad, está surgiendo una pléyade de pequeñas empresas Spin-Off a partir de las investigaciones de grupos de investigación de centros públicos de investigación, cuyo desarrollo hasta llegar a mercado está todavía lejano, afrontando un camino futuro lleno de aprendizaje pendiente y muchos imprevistos. ¿Por qué digo esto del aprendizaje? Porque en su mayor parte este tipo de empresas surgen del prurito personal de sus fundadores, mayoritariamente científicos, técnicos, en algunos casos muy buenos, pero sin ningún tipo de conocimientos de gestión empresarial, financieros, de mercado, regulatorios o de propiedad intelectual, imprescindibles en este sector empresarial de periodos de maduración elevadísimos, altas necesidades de financiación, y una regulación cada día más exigente (como, por otro lado, no puede ser de otra forma, al tratarse en muchos casos del desarrollo de nuevas terapias o nuevos marcadores de enfermedad). Afortunadamente, cada vez hay más iniciativas, tanto privadas como públicas, que buscan soslayar este problema, acompañando a estos emprendedores durante todo su camino.

Y esa es, precisamente, una de las labores destacables de este evento, el contribuir a la maduración del sector.

Es difícil. La cultura empresarial científica española es escasa, no hay herramientas de financiación privada adecuadas, y en muchas ocasiones las públicas generan incentivos erróneos, fomentando (ante la imperante necesidad de capital) “flexibilizaciones” de los proyectos para intentar conseguir la financiación y desviaciones de los objetivos reales de las empresas. Y, de momento, la inversión extranjera sigue siendo reacia al sector bio español (la marca España no es atractiva), aunque paulatinamente, seguramente mucho más lentamente de lo recomendable, algunas empresa españolas están consiguiendo levantar capital extranjero.

En fin, poco a poco, vamos avanzando en el camino para generar un tejido español bio fuerte. Con toda certeza, alguno de todos esos numerosos proyectos de desarrollo de nuevos marcadores de enfermedad con los que he tenido ocasión de reunirme o de todos aquellos de desarrollo de nuevos fármacos conseguirá llegar a buen puerto.

Nos vemos en el próximo BioSpain, deseoso de observar la evolución del sector durante estos dos próximos años. ¿Cómo habrán ido algunos de los ensayos clínicos que se están realizando en la actualidad?, ¿Habrá más salidas a bolsa en estos dos años?, ¿Quiénes lo intentarán?, ¿Cuáles serán las empresas que habrán progresado en su camino?, ¿Cuáles se habrán quedado por el camino? En dos años lo sabremos.

Instrumentación y Componentes, S.A. * Powered by INYCOM