Determinación de la protección de cremas solares frente a la radiación UV

La mayor parte de la radiación UV que llega a la Tierra lo hace en las formas UV-C, UV-B y UV-A; principalmente en esta última, a causa de la absorción por parte de la atmósfera terrestre. Estos rangos están relacionados con el daño que producen en el ser humano: la radiación UV-C (la más prejudicial para la vida) no llega hasta nosotros al ser absorbida por el ozono y el oxígeno de la atmósfera; la radiación UV-B es parcialmente absorbida por el ozono y sólo llega a la superficie de la Tierra en un porcentaje mínimo, pese a lo que puede producir daños en la piel.

Entre los daños que la radiación UV puede provocar se incluyen el cáncer de piel, el envejecimiento de ésta, irritación, arrugas, manchas o pérdida de elasticidad. También puede desencadenar lupus eritematoso sistémico.

La radiación UV es altamente mutagénica, es decir, que induce a mutaciones. En el ADN provoca daño al formar dímeros de pirimidinas (generalmente dímeros de timina) que acortan la distancia normal del enlace, generando una deformación de la cadena.

Es por ello que la mayoría de crmas solares incluyen protección frente a las radiaciones UV-A y UV-B.

Los rangos de longitudes de onda para estos dos tipos de radiación son:

UV-A: 315- 400 nm

UV-B: 280 – 315 nm

La normativa actual dice que las cremas solares deben reducir la transmisión UV en el rango de 320-360 nm en, al menos, un 90%.

Esto se puede determinar facilmente gracias a la esfera integradora acoplada como accesorio a nuestro espectrofotómetro de la serie SPECORD PLUS.

El procedimiento de análisis es sumamente sencillo. Simplemente consiste en irradiar la muestra aplicada en un portamuestras transparente a las longitudes de onda de interés. El haz de luz  entra por la parte posterior del accesorio y, mediante un sistema de espejos llega hasta nuestra muestra. La radiación que no es absorbida por la crema solar llega a la esfera integradora, la cual “reconduce” las reflexiones de radiación que se producen en todas direcciones hacia un solo haz (integración de la radiación) que llegará al detector.

Realicé esta determinación para una crema solar y obtuve el siguiente espectro de transmisión de la radiación en el rango 200 – 400 nm.

Conclusión: la crema solar objeto de estudio absorbe prácticamente la totalidad de la radiación UV en el rango 280 – 400 nm, por lo que cumple los requisitos de la normativa vigente y, lo que es más importante, es capaz de proteger de forma efectiva nuestra piel de la radiación UV-A y UV-B.

A parte de esto, se puede observar un gran pico de transmisión de la radiación (que esta crema protectora no es capaz de absorber) a 260 nm aproximadamente. Pero, como he mencionado antes, esto no debe preocuparnos porque el el ozono atmosférico quien se encarga de absorber dicha radiación.

La realización de esta determinación apenas me llevó 10 minutos, y la sencillez de la misma es máxima, gracias a la esfera integradora.

Este accesorio además permite realizar estudios de color en muestras sólidas, de los cuales os iré informando.

Si quieres más información, puedes contactarme en

manuel.leon@inycom.es

También a través del teléfono: 976 013300.

Leave Comments

Instrumentación y Componentes, S.A. * Powered by INYCOM