1900

Hola de nuevo,

Traigo aquí otra receta que me llega de un amigo,  Amador Sillero, un cordobés que ejerce de cordobés.

Amador es el director del Laboratorio agroalimentario y estación enológica de Montilla (Córdoba).

Allí pasé muchos días este invierno durante la instalacíon de la bodega experimental, y tuve la suerte de hacer muy buenos amigos.

Pasamos días de mucho frío, vivimos una inundación y tambien días muy cálidos y festivos alegrados con ese víno único  de Montilla .

Que buenos recuerdos!!

Bueno, a lo que íbamos, esta es una receta perfecta para el tiempo que estamos, este veranito que nos va trayendo las vacaciones con el.

Igual que otras veces, copio la receta excatametne como me la envió Amador, ahí va:

Salmorejo para cuatro personas:

Igredientes:

  • 2 kg de tomates maduros, deben de presentar un color rojo intenso y un aspecto sano.
  • 250-300 g de pan candeal, preferiblemente de dos o tres días y nunca  pan de molde, pan de viena, ni chorradas modernas; pan pan, como los de antes.
  • 1-2 dientes de ajo de Montalbán
  • 1 vaso de café, loleno de aceite de oliva virgen extra.
  • vinagre.
  • sal
  • 4 huevos
  • 250g  de jamón en pequeños tacos.

Preparación:

Lavar bien los tomates y pelarlos teniendo la precaución de ir echando la piel, las pepitas y el caldo a un recipiente limpio. La pulpa una vez limpia de piel y pepitas, se va troceando y depositando en un vaso de batidora de al menos 2 litros de capacidad, para batirlo bien.

La porción que habíamos separado con las pieles, las pepitas y el caldo, se pasa a través de un colador para recuperar la mayor parte del líquido, auténtico jugo de tomate que luego utilizaremos en vez de agua.

Se va troceando el pan, remojándolo un poco en ese jugo y añadiéndolo al recipiente de la batidora y batiendolo suavemente.

Intercalando, se va alñadiendo un poco de sal, una cucharadita de vinagre y al ajo finamente picado.

Tras un batido intenso, se le acaba de añadir el pan restante, y a partir de aquí, interviene el gusto personal, hay que ir probando y corrigiendo:

  • Demasiado espeso para su gusto: añadir  más caldo o agua si lo hemos agotado.
  • Demasiado claro: añadir un poco más de pan.
  • Lo ismo con la sal y el vinagre.

Una vez conseguida la pasta al gusto, introducirla en el frigorífico, pensando en que es un plato que debe servirse bien frío.

Mientras  hemos realizado estas operaciones, habremos puesto a cocer los huevos, una vez duros, se limpian y se guardan en el frigorífico.

Los platos se sirven de primero, y cada comensal le troceará encima su huevo duro, y añadirá su ración de jamón y si quiere, puede añadirle un chorreón de aceite.

Se come mojando sopas de pan, y como segundo le va bien unos filetes de cerdo, fritos con ajo y perejil.

Es recomendable no alejarse mucho duranrte las cuatro o cinco horas siguientes de una fuente de agua fresquita

Bueno, Pues buen provecho….  🙂

Si quieres más información, puedes contactarme en:

pilar.sarinena@inycom.es

También  a través del teléfono: 976 013300

!Hasta el próximo post!!

Leave Comments

Instrumentación y Componentes, S.A. * Powered by INYCOM